domingo, 17 de diciembre de 2006

Comer en Fuerteventura

lunes, agosto 21, 2006

Dónde comer en Fuerteventura sin que te claven.


Aviso: este es un post de Servicio Público (como Radio 5, pero en blog). No contiene gracia, ni ingenio, ni nuevas técnicas de masturbación.

Fuerteventura es una isla de una belleza radical: el interior es de una soledad inmensa, majestuosa, unas montañas que te rasgan el alma. De tenerla, claro.


La costa es una corteza pervertida que amenaza con pudrir la isla poco a poco, desde afuera hacia adentro, como ya ocurrió con casi toda Lanzarote y con el sur de Gran Canaria y Tenerife. El mito de las "grandes y desiertas playas de Fuerteventura" ha quedado tan solo en las "grandes playas de... (póngase aquí la cadena hotelera o empresa constructora que se prefiera)". Bañarse en pelotas en Fuerteventura es una práctica en serio peligro de extinción. Una ola de puritanismo pestilente invade las playas, al mismo ritmo que los incesantes vuelos chárter inundan el aeropuerto.


Pero bah, este post no trata de eso: voy a hablar de unos pocos bares que he encontrado, con grande esfuerzo y denuedo, donde se puede comer a gusto y por un precio razonable, sin el hedor a pizza y a ketchup avinagrado que envuelve a todos esos asquerosos centros comerciales hechos para estafar al guiri. Además, estos bares seleccionados cuentan con el privilegio de que te atienden en español, no te miran raro al ver que eres del país, y no tienen grandes carteles en inglés con el precio más caro para el más horrendo desayuno de fritango.


Empecemos por el Sur. Si eliges irte a bañar a las playas de Jandía, bájate hasta el puerto de Morro Jable (también llamado Puerto de Jandía). Allí está la Cofradía de Pescadores de Morro Jable, discreta, detrás de una puerta de barrotes abierta con una señal de prohibido el paso que puedes pasar sin el menor problema. Tiene una terraza cubierta bastante amplia, y un comedor interior, más fresco pero también más ruidoso. La comida es pescado frito (bandejas a 9 euros por persona); aparte de esto tienen salpicón de atún, pulpo, gofio escaldado (de millo), queso de cabra, etc. La calidad de la comida es excelente: el pescado es fresco, el trato bueno, atienden rápido. No pidas mucho porque corres el riesgo de dejar comida. Bebida recomendada: jarra de cerveza. Una comida normal, para un grupo normal, puede salir alredededor de 12-15 euros por cabeza. Según el muestreo de comidas realizado por el equipo de investigación Mantel, a este bar puede adjudicársele el distintivo de "todo está bueno". Si te bajas al sur, no busques otro sitio para comer. Cierra martes.


Capital: En Puerto del Rosario tenemos el Bar Los Paragüitas, situado en la avenida marítima (¿Av. Reyes de España?), en los bajos del Mercado. Tienen unas garbanzas con pescado que son dignas de empezar una guerra. También hay pescado frito, albóndigas, ensaladilla... y una extensa carta de raciones o medias raciones que, según el muestreo realizado, confieren al bar la categoría de "todo está bueno". Bebida recomendada: jarra de cerveza. Los precios están sobre los 9 euros por persona. En Puerto hay mucha oferta gastronómica, pero yo no probé ninguna otra: las tres veces que pisé la Capital, comí en este bar. No sé cuando cierra, pero sé que NO cierra los sábados, los lunes ni los miércoles.


Norte, La Oliva: Si por ejemplo te vas a bañar en El Cotillo, pasa antes por La Oliva, allí encontrarás el Bar La Oliva. Te puedes zampar una tapa de pulpo o de calamares en salsa, con un buen par de cervezas. Sólo probé los calamares, así que la muestra no fue suficiente, pero estaban buenos y el trato es agradable. No puedo hablar de precios porque el ratio cerveza/comida que ingerimos en este bar altera en mucho el resultado.


Norte: Si vas a Corralejo, tu bar es la Lonja de Pescadores de Corralejo, en la misma entrada del muelle. Allí hay una señal de tráfico muy graciosa que prohíbe cagar a los perros. Corralejo ha pasado a convertirse, de una de las piezas más bonitas de la geografía canaria, a una cochinada: lo han llenado de bares infectos para engañar al extranjero y burlarse del nacional: toda la cartelería está en inglés, los camareros son falsos y ceremoniosos, y el paseo de la costa huele a aceite requemada. De los bares que vi allí, y vi muchos, sólo se salva la Lonja, que además está apartado de los demás. Allí huele a pescado fresco y los camareros te atienden con la justa naturalidad. Sirven un pulpo a la plancha que cuando los cristianos lo descubran lo incluirán, seguro, en su lista de pecados para mandarte al infierno atado por las pelotas. Las sardinas están de orgasmo. Sólo probé esas dos cosas, pero por lo que vi a mi alrededor, pienso que sería digno de alcanzar la categoría de "todo está bueno". El precio está por los 13 euros por persona. Bebida recomendada: jarra de cerveza. Cierra domingos.

Sólo he hablado de cuatro bares, porque sólo he encontrado éstos. Pero cubren el sur, norte y centro de Fuerteventura, así que conocer esta información puede ser muy útil a la hora de planificar las salidas por la isla.

Hay que tener en cuenta que Don Barato hace tiempo que murió, por tonto. Por lo general, y en aplicación de la amplia experiencia que el equipo de investigación Mantel ha venido adquiriendo a lo largo de años y años de trabajo, los bares recomendables en cualquier lugar que se visite, y especialmente en Fuerteventura, son los bares del pueblo. Vaya con respeto, abandone sus aires de conquistador-venido-de-la-metrópoli. Busque los bares a los que van los parroquianos: un par de sanos borrachitos adheridos a la barra son, casi siempre, garantía de éxito. Fíjese en los comensales, si hay gente del país, quédese; si sólo ve guiris y turistas, lárguese. Si no hay carteles en inglés, quédese; si le huele a ketchup o a pizza, lárguese. Los pueblos del interior suelen tener bares de este tipo, muy apetecibles. Excepción hecha de Betancuria, hermosa villa a la que han convertido en un producto de exposición para vender queso y vino a los sajones: visite el pueblo, pero ni se le ocurra bajarse del coche: corre el riesgo de que le cobren.

Mañana me voy a Lanzarote. Mantel, vacaciones en directo. Como despedida, la isla de Lobos: